LITERATURA

JARAWINAKA (POESÍAS)

AYMAR JAQINAKA

Aymara jaqinakapxaraktanwa
Awya-yalata sarttasiriptanwa,
aka uraqina qamasiriptanwa,
waranq waranqa maranakatpacha.

Ukalaykurakiwa sapxistu,
uraqinakani jaqinakapawa,
Janirakiwa p'inqasiñsajiti
jiwasana aylluta misturitsata.

Jiliri jach'a tatanaksarakiwa
jaytapxistana wali askirinakata
taqi k'achirinakata, jachirinaka
wawanakpasti yatintapxañsawa.

Ayllusti mächasiri jiyamawa,
taqi aymara jaqi yuririnakana
thakinchasikipiniñani juk’anti
janiraki t’aqasisa qamañsataki.

 

 

LOS AYMARAS

Los aymaras somos
originarios de América
vivimos desde hace
miles y miles de años.

Es por eso que nos dicen
dueños de estas tierras,
y no nos avergonzamos
de ser los jaqis del ayllu.

Nuestros antepasados,
nos legaron todo lo bueno,
lo hermoso y lo grandioso,
sus hijos debemos aprender.

Al ayllu, como organización
de los aymaras y originarios,
seguiremos guiándonos,
no nos apartamos de esa vida.

 

 

Zenón Canaviri Vargas

puerta

 

 

SIWSINAKA (CUENTOS)

 

LLANK'APAKUQMANTA

Huk runas llank’apakuq purishan. Hinaspa wiraquchawan tuparqun. Chayqa contratota ruwanku.


- Hamunki kay ñanllata, hinaspa uraykamuspa chaypi llank’amunki, nispa nin.

- Bueno, ninsi runaqa.

Rishan. Chaysi ñanta rishaspa huk señoraman tupan.

- Hijo, maytan rishanki? Nispas nin.

- Llank’apakuqmi, contratota ruwani.

- Mana allinchu chay wiraquchawan contrato ruwasqaykiqa, ukhupachamanmi kaytaqa llank’aq haykushanki. Chayqa saqran, mana allin runachu, nispasyá nin chay señora.

Hinaspas nin:

- Hinachá haykusaq riki, nispa.

Chayqa hina haykun. Chaysi señoraqa qun huk wark’ata.

- Kaywanmi kunan defendekunki, manan kacharimusunkimanchu mana chhaynata ruwaqtiykiqa, nispas nin. P’unchaw p’unchaw chamisata aman qanqa rutunkichu. Kaywan “rutukuy mula, kargakuy mula” nispa wark’anki, nispasyá qun wark’ata.

- Chaymi kacharimusunki, mana chaypachaqa mana kacharimusun kimanchu hayk’aqpas saqraqa, nispasyá nin. “Usphallata pagaway” nispa ninki, nispas nillantaq.

Chayqa aqnapi haykupun. Kasukun wark’a qusqanta apaykukuspa. Ukhupachaman chayaqtinsi kamachinku llank’ananpaq, chamisa rutunanpaq, kargananpaq.

- Rutukuy mula, kargakuy mula, nispa wark’aykun.

Mulakunallas rutukunku. Chakinta makinta p’akiykun. Chay mulakuna lliw unqusqa. Qunqay huk china mulata wark’arquqtin ñawin t’uqyarqapun. Chaysi chay runaq kumarin kasqa.

- Kumariykitaq kashani, ama ñawiypiqa chhaynataqa wark’awaychu, nispas nin.

Astawansi:

- Imaynatataq mulari kumarriyri kanman? Nispa wark’aykushan.

Sinchitas mulakunaq chakinta, makinta p’akin. Chaysi patronñin nin:

- Sinchitañan mulata pirdichinki, ripuy, qulqita pagapusqayki, nispa.

- Ama qulqiykitaqa pagawaychu, usphallaykita pagaykapuway, nispas nin.

Punchunmansi unkhuykachimun. Chayqa hampun.

Hinaspa lluqsirqamuspaqa chay uspha apamusqanta punchunmanta hich’arparin. Chaymantas yuraq paloma phawaripun altuman, llipin. Chayqa hanaqpachaman chay yuraq paloma phawaripuspa chay huchasapa runakuna thiqtisqantachá riki usphata apamuspa hanaqpachaman llipinta qispichin chay llank’aq runaqa. Mana qulqita pagachikamunchu.

Llaqtanmansi ripun chay runaqa. Chayqa kumarrinwan tupanku.

- Khaynata ñawiy t’uqyapun, nispas. Maypitaq kankiri? Nispa aysharuntaqa nin.

- Kumariy, ukhupachapiñataq llank’ashankiqá, chaymi wark’arqamuyki, nispas nin.

Mana wachakuqsiyá chay kumarinqa kasqa. Chayqa mana wachakuq kaspa saqraq apasqan ukhupachapiña llank’ashan. Chaysiyá chay mana wachakuq “mula” ninku runasimipi. Chaykamalla chay.

L JORNALERO

Dicen que un jornalero estaba buscando trabajo. Un día se encontró con un señor con el que hizo un contrato. El señor le dijo:

- Seguirás este camino, bajarás hasta llegar a mi hacienda y trabajarás allí.

El hombre aceptó. Estaba caminando cuando se encontró con una señora que le preguntó:

- Hijo, ¿adónde estás yendo?

- Estoy yendo a trabajar, me han hecho un contrato, contestó él.

- El contrato que has hecho con ese señor no es bueno, estás yendo a trabajar al infierno. Ese señor es el diablo, no es una persona normal, le avisó la señora.

- No importa, contestó él y siguió caminando.

Entonces la señora le dio una honda y le advirtió:

- Lleva esto para defenderte. Si no haces lo que te digo, no te va a dejar ir. La leña que tengas que cortar no vayas a cortarla tú mismo. Les dispararás a las mulas con esta honda y les dirás: “corta, mula, carga, mula”.

Y le dio la honda.

- Así te dejará ir. Si no, el diablo nunca va a querer soltarte.

Y agregó:

- Le pedirás que te pague sólo con ceniza.

El hombre bajó recordando los consejos de la señora y llevando la honda que le había dado. Una vez en el infierno, le encargaron que corte y cargue leña. Pero él sacó su honda y disparó sobre unas mulas que estaban ahí ordenándoles: “corta, mula, carga, mula”, tal como se lo había aconsejado la señora. Las mulas cortaban la hierba solas. Pero él les disparaba tanto con su honda que les quebraba las patas. Todas estaban dañadas. De pronto, con un disparo le reventó el ojo a una mula. Esa mula era su comadre que le dijo:

- Soy tu comadre, no me dispares así a los ojos.

Pero él pensó:

- ¿Qué va a ser mi comadre una mula?

Y le siguió disparando más fuerte todavía. Finalmente les quebró las patas a tantas mulas que su patrón le dijo:

- Estás maltratando demasiado a las mulas, vete, te voy a dar tu dinero.

- No me pagues con dinero, dame solamente ceniza, pidió el hombre.

El diablo mandó llenar con ceniza el poncho del hombre y éste regresó a este mundo.

Apenas salió a la superficie de la tierra, sacudió su poncho derramando la ceniza que había traído. Entonces muchas palomas blancas salieron volando hacia el cielo. Así el jornalero, al traer las cenizas de los pecadores que se habían asado en el infierno, los salvó a todos. No se hizo pagar con dinero.

Luego se fue a su pueblo donde se encontró con su comadre. Ella le contó que se le había reventado un ojo y le preguntó dónde había estado. Él le dijo:

- Comadre, estabas trabajando en el infierno y yo te disparé con mi honda.

Es que su comadre era estéril. Por esa razón, el diablo se había llevado su ánimo al infierno y lo estaba haciendo trabajar allí. Por eso las llaman “mula” en quechua a las mujeres estériles. Esta historia se acaba aquí.

Agustín Thupa Pacco

puerta

 

JAYLLINAKA (CANTOS)
VIKUÑITACHA

Vikuñachatam uywakurqani
tarukachatam uywakurqani
alton orqonlla purillasqaypi
trigochallayta mikuchikuspay.

Chaymi kunanqa waqachiwachkan
chaymi kunanqa llakichiwachkan
hukpa brazunman pawacuykuspan
hukpa brazunman brincakuykuspan.

Haku niñacha ripukusunchik
haku sambacha pasakusunchik
killapa llaqtanta,
intipa wasinta.

Chaypim yachasun vida pasayta
yaku rumita pallapakuspa,
chaynaña kuyasqay urpi
saqeriwachkaptinqa.

LA VICUÑITA

He criado a una vicuñita
he criado a un venadito
caminando por altos cerros
alimentándoles con mi triguito.

Ahora me hacen llorar
ahora me hacen sufrir
yéndose a otros brazos
saltando a otros brazos.

Vámonos amada mía
vámonos, negra del alma
al pueblo de la luna
a la casa del sol.

Allí sabremos pasar la vida
recogiendo piedrecitas del río,
hoy que me siento abandonado
por mi amada a quien tanto adoraba.

 

Sergio Quijada Jara
puerta