LITERATURA ANDINA

PACHAWI MAMANCHIS

Tukuy kawsaqkunapata mamanmin kanki

ima, kaqkunapata, qullapi kaqkunapata.

Pachawiqa kawsayta tukuyman jaywawanchis

waraynichinanchis, jinataq yupaychananchis.

 

Pachawiqa tukuyta p’ituwanchis,

chayrayku nuqanchis chaninchananchis.

Pachawi mamanchis kaqtin nuqanchisqa

allinmanta, qayllamanta qhawanchis.

 

Pachawi mamaq jaywawasqanchisman jina,

kapuwanchis yaku, wayralli, mikhuna.

Uywakuq mamanchisqa jaywawanchistaq

p’achallita, kusiyta uywawanchistaq.

 

Pachawi mamanchista warayñichinachis,

k’acha kayninwan, kawsayniyuq kanchis.

Yupachakuna mana jayraytasqa kananchispaq

phiñayninwan nitaq aquyraki kayninwan.

 

 

LA NATURALEZA

Madre es de todo Ser viviente,

de cosas y objetos existentes.

La naturaleza nos da la vida,

debemos admirarla y respetarla.

 

La naturaleza nos da el cuidado,

por eso todos debemos apreciarla.

Nos debemos a la madre naturaleza,

y conservarla es nuestro deber.

 

Con la concesión de nuestra madre,

tenemos: agua, aire y todo alimento.

La madre protectora nos proporciona,

comida, ropa, felicidad y protección.

 

Admiremos la madre naturaleza,

gracias a su bondad tenemos vida.

Respetemos para no ser condenados,

por su enojo y sus adversidades.

 

Por: Zenón Canaviri Vargas

.

 

TIWULAMPIT WANK'UMPITA

Papitujakiw kuñtasiskir, kha incchi.

Khä inchhi. Kututuw misturitayn siw mä incchi, uyuru ukat Kututux, incchi aka, sawar qhatuyritaynaw, si chham ukat ukat kutüt chint’asiritayn uka taykax chint’asch aka lluchsupini chhax inchhin, qhatut puriniwsinx chint’asiritayn ukat ukaruw tiwulax jiqxatiritayn siw:

Kunarak uk chint’ama

Tullqamä sasaw nayaru chinuskitu sasaw siritäna siw.

Ukat ukhama nayaru chinuntitu.

Näch tullqapaspä

Ah ukhamä jumasay tullqapaskam, tiw, sasaw siritayn siw.

Ukham jumar chinuntam sas.

Chinuntiritän. Ukhamawsins chhax taykax qhatut purxiritayn siw. Ukat qhatut purxañatakix inchhikiw, tiwulakiw chinuntataskiritayn siw, wirta manqhin. Ukat:

Kun jumarut chinusma, sasaw, kawkis uka kututuxa, sasaw siritayn siw.

Ukat kututurux tukjiritayn siw qamaqir ah.

Tullqamaskaw, tullqamaskaw sasaw kututux siritayn, jisch qamaqix. Ukat qamaqix,

Ah, näx awir na tullqajäm chha sasaw,

Juk’ampi tiwular k’upjiritayn siw, Taykax.

Ukch’akiwa.

 

 

DEL ZORRO Y EL CONEJO

Mi papá sabe estar contando.

El conejo había sabido trepar la pared, había sabido salirse de su cueva.

Era sábado de feria, y, entonces, la anciana, le había amarrado al conejo, “voy a pelarlo, siempre, a éste, volviendo de la feria”.

Y, ahí, le había encontrado el zorro:

-Por qué pues te amarró?

-Sete mi yerno diciendo me ha amarrado.

Diciendo había sabido decir, dice.

-Por eso, así, me amarró, a mí

-¿O, yo seré su yerno?

-Ah, entonces, tú aunque sea estate siendo, tío.

Diciendo le había sabido decir.

-Así, te amarraré a ti.

Le había sabido amarrar, así.

Después, la anciana había sabido llegar del mercado; el zorro no más había sabido estar, ahí amarrado, dice, dentro de la huerta:

-Tú?, ¿a ti te he amarrado?!

Diciendo.

-Dónde está ese conejo.

Diciendo había sabido decir, dice.

Y, le había sabido golpear al zorro. “Voy a ser tu yerno, voy a ser tu yerno!” había sabido decir, el zorro.

-Aaah, a ver sé mi yerno, a ver.

Diciendo más le había sabido golpear, dice, la anciana. Eso no más es.

PA. C.2 L.A: 8. Narra: Doña María Tito / 70 años. Transcripción: Lucy Jemio.

Fuente: Primer informe elaborado del proyecto de investigación: caracterización de la literatura oral boliviana, de Lucy Jemio Gonzales (responsable); 1993.