Literatura andina:

Cómo existe el agua del Yerno (1)
 
Kunatsa tullqa umaxa utji.
“Hace mucho tiempo, donde todos hablaban, un anciano y su hija caminaban con destino a Bolivia en busca de alimentos. En el camino conversaban y el padre apretando con sus dos manos los piecesitos de su hija le decía, ¡falta poco para llegar!(2). Así caminando y descansando llegaron muy cerca al Lago del Yerno “Tullqa Quta”. A lo lejos divisaron la vivienda de una familia dedicada al pastoreo de llamas y alpacas. Ambos se acercaron y se hospedaron en la vivienda.
  Nayra pachaxa, taqi kunasa arsurïna ukanxa, mä achachilawa phuchapampi manq’aña thaqiri Wuliwya marka sarapxiritayna. Thakina parlt’asipxiritaynawa. Ukata awkixa paypacha amparapampi jisk’aphuchapana kayunakapa ch’uxirt’iritayna akhama sasa: “Puriñasataki jak’akïxiwa”. Ukhama samart’asa samart’asa “Tullqa Quta” jak’aru puriñkama sarapxiritayna. Ukata ukhamaruwa qawranaka, allpachunaka awatirinakana utapa uñjapxiritayna. Jälla uka utaruwa sarasina qurpasipxiritayna.
Por la mañana el anciano y su pequeña hija voluntariamente se ofrecieron a pastorear ganados a cambio del alojamiento y la comida de la noche. La propuesta fue acogida con mucha satisfacción por la propietaria de la vivienda quien sin hacerle esperar mucho le entregó su fiambre (ququq) y la manada de ganadito. Tanto el padre y su hija pastorearon las llamitas y alpacas por los bofedales ubicados cerca al lado del Tulla Quta – el lago del Yerno. Por la tarde del día el Awki dejó la pastorcita sola con junto al ganado y retornó temprano a la vivienda para alistarse y para continuar su viaje con destino a Bolivia. pero los dueños de la vivienda que necesitaban la ayuda de un pastor, logró persuadir al anciano y su hija se quedaron pastoreando llamas y alpacas. Por costumbre la hija la hija permanecía pastoreando hasta el atardecer del día. En cambio, el anciano retornaba temprano a casa para ayudar en los quehaceres en la vivienda. Una de tantas tardes su hijita llegó portando una perdiz grande y hermosa de color vicuña. La dueña de la casa le decía. ¡Trajistes bien; no la criaremos!(3) En las tardes d e los siguientes días de igual manera la hija traía en sus manos una hermosa perdiz. En realidad esta perdiz y toda las anteriores eran los regalos que le hacía el joven del lago. Pasó un buen tiempo y una tarde llegó el ganado sin su pastora. El anciano la espero preocupado diciendo: ¡Dónde está!(4) pero nada aparecía. Al anochecer la fue a buscar por los campos de pastoreo y así la vé jugando con un joven misti en las orillas del Lago. Entonces muy sereno se le acercó y le dijo: ¡Hoy …jovencita por qué no vienes!(5) Al escuchar la voz del padre se asustaron ambos jóvenes, se lanzaron al agua y se perdieron en las profundidades del Lago. Al ver eso, el padre lloró muy desesperado diciendo: ¡No debía pastorear!(6) En altas horas de la noche, sin dejar observar por ningún momento al Lago del Tullqa retornó muy preocupado a la vivienda. Pasó el resto de la noche sin dormir ningún instante. Al amanecer , muy tempranito, de nuevo de nuevo se dirigió por el caminito que conduce al Lago del Tullqa. Allí gritó muchas veces el nombre de su hijita pensando que tal vez saliera del agua, pero sólo vio al joven misti quien se acercaba caminando. Este le preguntó diciendo: ¿por qué lloras? Tu hija es criada, lo criaré. En vano lloras. Ahora construirás tres, cuatro viviendas. Tendrás dinero. Entonces criaré a la criada. También enviaré regalos de llama, alpaca y productos agrícolas. Recibe este panal de abejas, llévatelo y destápalo en tu vivienda. No digas a nadie lo conversado(7). Así hablando se alejó con dirección al lago y desapareció en su profundidad. Entre tanto en anciano lloró diciendo: “No…No…mi hija”. “janiw …Janiwa wawajasti”.

  Qhantatixa uka achachilampi phuchapampixa manq’aña layku uka utaru qurpachayasiña laykuxa aywanaka awatiña munapxiritayna. Ukhama awatiña munasipkipanxa mäkhikiwa uywani jaqinakaxa ququchtása uywa tama anakxaruyapxiritayna. Achachilampi jisk’a phuchapampixa allpachunaka qawranaka “Tullqa quta” qawaya juqhunakaruwa awatipxiritayna. Ukata niyaki jayp’tapipana awkixa jiska imillaparu uywanaka jaytjawasina Wuliwyaru saraskakiñataqi utaru apthapisiriwa kutt’iritayna. Ukata uywaninakaxa, awatiña yanapayasiña laykuxa, janiwa achachilaru ukata jisk’a phuchaparusa sarayapkiritaynati. Ukata ukhamakiwa achachilampi jisk’a phuchapampixa uywa awatxapxiritayna. Jilxa jisk’a imilawa uywampi jayp’urïnaxa. Achachilaxa niyasa uruta utana kunanaka luraña yanapirisa sariritaynaxa. Mä jayp’uxa jisk’a imillaxa mä warip’isaqa icht’atawa purxiritayna. Ukata utani mamaxa siritaynawa: “Askinpunwa apantaxa, jichhaxa suma uywasiñäni”, sasa. Uka qhipürunakaxa sapa jayp’uwa jisk’a imillaxa p’isaqa ichnaqiritayna. Uka p’isaqxa “Tullqa qutapi” churiritaynaxa. Ukhamäxanawa ukaxa, ukata mä jayp’uxa janiwa jisk’a imillaxa utaru kutxiritaynati. Achachilaxa walpunwa llakisiritayna: “Kawkinkarakpacha”, sasa. Janiwa kunasa uñasquiritaynati. Ukata achachilaxa arumtapxipana uywa awatïwi thaqiri sariritayna. Ukana kunakiwa imillaxa quta qawayana mä janq’ulla waynampi anataskiritayna. Achachilaxa ukaru jak’achasina: “¡Chuy! Imilla kunatsa jani jutta”, sasawa jakxatiritayna. Achachilaru ist’asina mayakwa panippacha uka imilla yuqallaxa qutaru thuquntawxapxiritayna. Achachilaxa uka uñjasaxa wali jachiritayna: “Janisa awatiyirikïtha”, sasa. Ukhama uñch’ukt’aniwasina, sinti arumäxipana achachilaxa ukhamakiwa utaru kutxiritayna. Ufana janipuniwa Imsa katxiritaynati. Qhanjtaniwxipana mayampi achachilaxa “tullqa quta” uñtata kutiritayna. Ufana wali imillaru sutipata arch’ukiritayna. Yuqallakiwa ufana uñasirapiritayna. Ukata achachilaru: “kunatsa jachta”, sasawa jiskht’iritayna. “Puchama uywaskajawa. Inawa Jachasktaxa. Jichhaxa mä kimsa pusi uta utachsüta. Qullqinïskatawa. Puchama uywaskajawa. Ukampinsa jumaruxa qarwa, allpachu uka juyranaksa apayaniskamawa. Aka wanquyru tapa katuqasita ukata utana uñantäta. Janiwa khitirusa arsütati”. Uka arunaka arsuwasina quta manqharuwa chhaqantawiritaynaxa. Achachilaxa wali jachiritaynaxa: “Janikilla, janikilla, phuchajasti”, sasa.
Luego volvió de nuevo donde la familia propietaria del ganado y allí dio cuenta de los sucedido. Después de permanecer unos días retornó muy triste cargándose los productos a ese lugar llamado ayllu “Umuchi”. Allí también comentó a su señora esposa la pérdida de su hijita y al oferta del yerno. Ambos por la noche destaparon en panal que le había regalado el yerno y del panal salieron abejas Wanquyris. En la mañana sus corrales amanecieron llenitos de ganados y las viviendas repletas de productos agrícolas.   Ukata utankirinakaru yatiyiriwa kutxiritaynaxa. Jälla ukata achachilaxa juyranaka apxarusiwasina “Umuchi” aylluparu kutxiritaynaxa. Utaparu purisina ukhampacha warmiparuxa yatiyxiritaynaxa. Ukata uka arrumaza panipawa uka wanquyru tapa jist’arapxiritayna, ukatxa wanquyrunakakiwa chhuksxiritaynaxa. Qhantatixa uywa uyupana uywaxa phuqakxiritaynawa, utapanraki juyra phuqa uñantasxapxiritaynaxa.
Desde entonces existe es a costumbre y se le ofrece regalos al yerno “Tullqa Uma”. Los de la comunidad de Umuchi ofrecen anualmente sus regalos a la Misa del Tullqa que se encuentra en la orilla del cerro Phikani. Le dicen: “ Te regalé a mi hija”. “Phuchaj chursna sasa”.   Ukata jichhürkamawa “Tullqa uma” tullqaruxa misa luqañaxa utjiritaynaxa. “Umuchi” aylluna utjasirinakaxa “Phikani Qullu” kayuna misxa luqasipxapuniwa: “phuchaja churamama”, sasina. Jälla ukhamiritaynawa.
NOTAS
(1) Informan: Feliciano Quispe, ex-marani y Valeriano Gutierrez, taniru.
(2) “Jisk’akiw puriñatak utjhi”.
(3) “Askin apantaj uywasiñaniwa”.
(4) “Kawkinkaraki”.
(5) “Chuy imill kunats jan jutta”.
(6) “Janis anakiyasana”.
(7) “Kunats jachta. Uywatan uywajj phuchamaruja. Inamayaw jachta. Jichaj kimsa, pusi utachasinata. Qullqij utjanatpa. Uywatan uyway. Jumaruj apayarakimamaw qarwa, allphaqa ukatj juyranaka. Aka wanquyr tapa katuqasita. Ukatj utamanwa lluphawachasinata. Janiwa qitirusa arsusintati”.
 

 

....................................................   ....................................................

 

subir